¿Alguna vez te has preguntado la razón por la que escoges comprar unos determinados productos dejando los demás en la estantería? Entre todas las opciones que disponemos, ¿cómo nos decantamos por una u otra, si no solemos tener experiencia de primera mano con ninguna de ellas? ¿Por qué has decidido probar ese nuevo restaurante o esa pasta de dientes de la que ni siquiera habías oído hablar? Aunque parezca increíble, a menudo la respuesta a todas estas preguntas radica precisamente en las palabras escogidas para vender un determinado producto o servicio. El poder del lenguaje no tiene límites, y juega un papel crucial a la hora de ayudar a nuestro cerebro a decidir qué comprar. Evidentemente en la decisión intervienen diversas palabras, pero de lo que no cabe duda es de que hay ciertas palabras que venden. Y punto.

  1. Nada que perder: “GRATIS”

¿Demasiado obvio y cutre? Para nada. A todos nos gusta lo gratis, simple y llanamente. Cualquier cosa gratis, por pequeña, insignificante, absurda o inútil que sea, se gana toda la atención de la gente.

Recientemente un grupo de investigadores llevó a cabo un estudio con el objetivo de confirmar la importancia de la gratuidad. Se ofreció a un grupo de personas que eligiesen entre un bombón de chocolate de una muy buena marca por 0,15 dólares y un bombón de una marca de mala calidad por 0,01 dólares. Un 73% de ellas se decantaron por la primera opción. A continuación se le pidió a personas distintas que escogiesen entre comprar el bombón de gran calidad por 0,14 dólares o el de mala calidad gratis. Esta vez el 69% eligieron el gratis, aunque la diferencia solo fuese de un céntimo. ¿Necesitas más argumentos?

  1. Destaca de la competencia: “EXCLUSIVO”

A todo el mundo le gusta sentir que pertenece a un grupo privilegiado y selecto de personas. Por eso, cuando anuncias un producto como “exclusivo”, haces que la gente lo desee más. Esta palabra es sustituible por muchas otras con el mismo significado: “solo con invitación”, “VIP”, “solo para miembros”…

  1. Rompe las barreras: “FÁCIL”

La vida es complicada, por eso cada vez que escuchamos que algo es simple o fácil, nos lanzamos en manada a por ello. “Fácil de usar” se ha identificado por diversos estudios como uno de los términos que más valoran los consumidores a la hora de comprar algo.

  1. ¡Me lo quitan de las manos!: “LIMITADO”

Oh, ¡cómo nos fastidia quedarnos sin las cosas que queremos! Saber que algo se va a acabar nos hace creer que no podemos vivir sin ello. No hay tiempo para la reflexión: pensar cinco segundos sobre tu decisión puede hacer que te quedes sin el producto u oferta deseado. ¿A quién no le han subido las pulsaciones al leer en el anuncio de un evento “aforo limitado”?.

  1. Sin riesgos: “GARANTIZADO”

En un mundo en el que el fraude está a la orden del día, la autenticidad es una preocupación legítima que tiene todo consumidor. Seguro que ves esta palabra en todas partes, y es que realmente funciona. Sin embargo, las palabras se las lleva el viento, así que si recurres a ella asegúrate de que la realidad la va a respaldar. Dicho de otro modo: si tu producto o servicio realmente no tienen ninguna garantía, directamente no lo digas. El término “garantizado” es sustituible por palabras como “resultados”, “sin compromiso” o “sin riesgo”.

  1. El egocentrismo es tu aliado: “TÚ”

Seguro que has visto alguna vez el mítico cartel donde el Tío Sam, personificación nacional de los Estados Unidos, señala con el dedo al espectador sobre la frase “I want YOU for the U.S. Army” (Te quiero a ti para el ejército estadounidense). Es una imagen icónica que ilustra a la perfección la importancia del lenguaje en primera persona. Se trata de una fórmula capaz de captar de inmediato la atención del lector u oyente. De manera inconsciente les hace sentirse especiales, como si el mensaje hubiese sido escrito exclusivamente para ellos.

  1. Convence con razones: “PORQUE”

Este es un caso muy interesante. Un grupo de investigadores llevaron a cabo un estudio recientemente para saber qué frases harían que una persona que lleva un tiempo haciendo cola dejase a otra que acaba de llegar pasar delante, concretamente para hacer fotocopias.

– “Disculpe, tengo que imprimir solo cinco páginas. ¿Puedo usar antes la impresora?” – El 60% cedió su lugar en la cola a la persona que pronunció esa frase.

– “Tengo solo cinco páginas. ¿Puedo utilizar antes la impresora porque tengo prisa?” – El 94% cedió su lugar a la persona tras escuchar la frase.

– “Disculpe, tengo solo cinco páginas. ¿Puedo utilizar antes la impresora porque tengo que hacer unas copias? – El 93% dejó que esa persona se “colara”.

Se trata de un ejemplo perfecto del poder de las explicaciones y justificaciones. ¿Moraleja? Da a tus clientes una buena razón para elegirte.

  1. Posicionamiento: “MEJOR”

La palabra “mejor” es sagrada y encabeza la mayor parte de nuestras búsquedas en Google. Sácale jugo y utilízala para anunciar tu producto; a todos nos gusta tener lo mejor.

Como ves, el lenguaje puede ser tu aliado si lo usas correctamente… ¡pero cuidado! Si lo usas mal, puede ser muy perjudicial.

En Mid! sabemos la importancia de usar el lenguaje correcto en tu estrategia de venta, por eso contamos con un equipo de marketing especializado en comunicación corporativa para ayudarte a incrementar las ventas de tu negocio. Si aún no lo estás haciendo… ¡no sabes lo que te pierdes! El lenguaje es la base de la comunicación y un lenguaje descuidado trasmite un discurso poco profesional.

Pregúntanos y entérate de las oportunidades que ofrece el marketing de contenido para tu negocio.